Archivo de la etiqueta: suicidio

articulos de psicologia

Articulos  de Psicologia
Art.Psicologia I

Tecnicas  de  Relajacion

Trastorno Depresivo  de la  Personalidad

Adiccion a  drogas, cocaina.

Trastorno  de  Ansiedad con y sin  agorafobia

trastorno Depresivo-Ansioso

Gestionar Emociones

Autoimagen

Procrastinación

Inteligencia  Emocional

Art.Psicologia I

Art.Psicologia I

Art.Psicologia II

trastorno  adaptativo

medicacion y terapias.

autoimagen

estres postraumatico

fobias

trastornos  de personalidad

trastornos  de alimentacion: anorexia, bulimia. edorexia, ortorexia, parmarexia drumh¡korexia, diabulimia, vigorexia.

Art.Psicologia II

Art.Psicologia III

trastorno obsesivo-compulsivo

agorafobia

neurotransmisores

afectividad

proyecto  vital

trastorno limite  de  la personalidad

fobia social

estres

trastorno-depresivo-ansioso

Art.Psicologia III

Art. Varios

El  cine y la Psicologia

El  Amor y su  finalización.

Divagar e  Infelicidad.

Reencarnación.

Anatomia  de la  alegria

Sindrome  de  Agotamiento.

Sindrome  del Quemado. Burnout.

Quiero que  internet  se Olvide  de Mi

Frases  sobre el  mundo  Animal.

Sherlock y Jorge, dos  perros  con desgracia.

Art.Varios

Art.Varios

Art. Psicologia Salud

ejercicio fisico y  Psicologia.

Patologias  Emergentes

Patologia Común  en salud  Mental.

Salud  Mental Publica

Tratamientos  psicologicos  pero escasos en la  publica.

Salud  mental en el  2030.

Psicologia  de  la  Salud

Psicologia salud

Art.Investigación

siete  tipos  de inteligencia

cocaina, adicción

biorritmos

neurogenesis

adicción a  la nicotina

noticias  de  Psioclogia

Siologia  de  La  crisis

art.investigacion

juego patologico

JUEGO PATOLOGICO

juego 22

Concepto: el  juego es un comportamiento, recurrente, atractivo, y una  falta  de control  de impulsos

DESCRIPCION, TRATAMIENTO

Según el DSM-5 elegir el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales,
criterio A: Juego patologico problematico, resistente y recurrente, que provoca un  deterioro o malestar clinicamente significativo, y  se manifiesta  porque el  individuo presenta cuatro o más , de los siguientes  criterios durante un periodo  de  12  meses.
                  criterio A1: necesidad  de  tener que  apostar cada  vez cantidades mayores, para conseguir la  excitacion deseada.
                   Criterio A2: esta nervioso o  irritado, cuando intenta  reducir el juego.
Criterio A3: a pesar de las repetidas esfuerzos para controlar el fuego, dejar de jugar disminuirlo o detener su comportamiento continuará haciéndolo,
          Criterio A4: a  menudo tiene la mente ocupada en las  apuestas, planificara futuras apuestas, o  revivira  momentos pasados  de apuestas.
Criterio A5:  a  menudo  apuesta cuando  siente  desasosiego, como culpabilidad, ansiedad, depresion.
     Criterio  A6: despues  de perder dinero en las  apuestas,  vuelve otro dia  para intentar ganar.
                   Criterio A7:miente para ocultar su  grado de implicacion en el  juego.
                 Criterio A8: ha puesto en peligro, o  ha  perdido una  relacion importante, un  empleo, o una  carrera profesional a  causa  del  juego.
              Criterio A8: se sujeto se queda sin dinero y sin que esto pueda parecer comportamientos como por ejemplo abusada confianza de otros realizar fraude robos como forma de obtener dinero.
              Criterio A9. Cuenta  con los  demás  para que  le  den dinero, para aliviar su situacion financiera desesperada, provocada por el  juego.
               Criterio B, su problema  con el  juego  no se  explica  mejor  por un  episodio maniaco.
juego 10
Especificar:
Episodico: cumple  los  criterios  diagnostico en  varias ocasiones, pero los sintomas, se controlan unos   meses,  netre  juego patologico.
Persistente: experimenta sintomas, continuamente, cumple  los  criterios diagnosricos durante  varios   años.
Especificar si:
En  remision inicial: tras cumplir   todos  los  critierios  de   juego patologico, ha   pasado un perido sin  jugar de  3  meses, pero sin llegar   los  12  meses.
En  remision continuada: tras  cumplir  todos  los  criterios  de  juego patologico, no ha  cumplido los criterios  durante  12 meses o  más.
Especificar la  gravedad actual:
Leve: Cumple  4 ó 5  criterios.
Moderado: cumple  6 ó 7  criterios.
Grave: Cumple 8 óm9  criterios

Sintomas Asociados

síntomas asociados: pueden aparecer distorsión del pensamiento por ejemplo narración superstición, sentido de poder y control y confianza excesiva, dando mucha importancia al dinero pensando que es la causa y la solución de todos problemas. Individuo con problemas o patológico es nuevamente competitivo enérgico se aburre fácilmente y son inquietos, está preocupado por la aprobación de los demás suelen ser generosos,  puede ser adictos al trabajo tienen,tendencia a presentar enfermedades médicas asociadas debidas estrés, como son hipertensión migraña y úlcera, también presentan tasas elevadas de ideación suicida. Por ejemplo estudios realizados con hombres afectados psicopatológicos ha visto que han podido tener síntomas de falta atención y terapia la infancia, puede ser un factor de riesgo para la aparición posterior de trastorno. Los niveles afectados o patológico se ha observado más frecuencia de trastorno del estado de ánimo, trastornos por déficit de atención con hiperactividad, abuso o dependencia a sustancias, otros trastornos del control de impulsos y trastorno antisocial, narcisista y límite de la personalidad.Referente al patrón familiar o patológico y la dependencia del alcohol son más frecuentes entre los padres de individuos cojo patológico que entre la población general

.juego 17

Prevalencia

Respecto a la prevalencia dejó está influenciada por la disponibilidad de alcohol por la duración de esta, de manera que el aumento de la historia del juego trae como consecuencia un incremento de la prevalencia de esta patología en cuanto al por tanto por ciento está entre un 2.8% al 8% entre adolescentes y estudiantes universitarios en la población general está entre un 0.4 altos, 3,4% en adultos.existen variaciones culturales la prevalencia y el tipo de juego pero si se ha visto que un tercio de los afectados son mujeres que además están predispuestos a depresión y juegan para escapar de su realidad, tampoco representadas en el reglamento de juego y se puede solamente dos a cuatro por ciento de la población de jugadores anónimos.esto puede tener que ver con la estigmatización que supone la adicción al juego en la mujer.Curso Respecto al curso se empieza pronto en los adolescentes hombres y más tardíamente en las mujeres, , aunque algunos atrapados desde la primera puesta problema es que el curso sea insidioso elegir poco a poco, puede unirse al juego social, seguido de un comienzo brusco, que pueden hacer por una exposición al juego o por estrés.el patrón de juego suele ser regular o episódico y el curso del trastorno pertenece crónico. En general es recibo la frecuencia los por la cantidad apostada y la preocupación por o la obtención de dinero con otro jugar, cuando yo un tipo de exceso de presión el jugar aumenta generalmente.El juego patológico de distinguirse del juego social y juego profesional. El juego social tiene lugar entre amigos o compañeros su duración ilimitada con pérdidas aceptables que se ha determinado previamente así como jugadas de un dinero limitado y que suele ser poco. El joven profesional los libros son limitados y la disciplina es central a que algunos individuos presentan problemas asociados con ejemplos intente recuperación de pérdidas y pérdida de control pero que no cumplen todos los criterios bajo patológico.juego 2
La pérdida de juicio crítico y ojo obsesivo puede aparecer durante el episodio maniaco también se presenta en personas con problemas de juego que a su vez tienen el personal presente el trastorno antisocial de la personalidad.EL JUEGO PATOLOGICOEl objetivo del juego patológico es el análisis de una alteración del comportamiento , cuya incidencia ha aumentado en los últimos años y que supone uno de los retos asistenciales de la actualidadLos juegos de azar muy presentes en toda nuestra vida, en todas sus versiones, bonoloto, euromillones, loterías, once, primitiva etc…..Toda la publicidad de la que van acompañados, se vende ilusión, son juegos llevados por la administración, otros están fuera de la ley de la administración.Los jugadores patológicos han existido siempre, lo muestra el maestro Feder Dostoyeski, que demuestra muy claramente las vivencias que tenia un jugador, de todas formas hasta la fecha relativamente reciente era ago anecdótico, ha sido la invasión de las muchas modalidades de juego desde su legalización en los años 80, con premios rápidos como son bingos, casinos, maquinas tragaperras, ha convertido a España en uno de los países del mundo donde hay mas jugadores patológicos, y mayor crecimiento de esta patología, En España se estima d que 1,5 a 2% de la población, que son jugadores patológicos, hay mas de medio millón de personas adictas al juego, o que están en tratamiento para poder abandonar esta adicción.juego 11
Federación andaluza de jugadores rehabilitados, y el departamento de metodología y psicologia social por la Universidad de Granada es un cuestionario de 20 preguntas, se llama prevé sobre el juego patológico, presentado también como libro sobre juego patológico. El cuestionario es evaluable y puntuable.El objetivo del juego patológico es el análisis de una alteración del comportamiento , cuya incidencia ha aumentado en los últimos años y que supone uno de los retos asistenciales de la actualidad.Vemos que el juego patológico se considera un trastorno del control de los impulsos, por los sistemas de diagnostico de los trastornos mentales DSM-IV-TR, hay muchas cosas en común con los cuadros de dependencia a sustancias, por lo que las estrategias de intervención que utilizan vendrían de la utilizada en los cuadros de dependencia a sustancias; la terapia cognitivo-conductual, es la que se utiliza principalmente para el abordaje de este trastorno.Es importante la puesta en marcha de programas preventivos así como programas específicos para este tipo de pacientes que hayan demostrado efectividad clínica.Junto a juego patológico, tenemos unido trastornos del comportamiento.El juego ha estado incorpora en todas las culturas, etruscos, romanos indios, precolombinos etc… tenían distintos juegos, la búsqueda de excitación, el ataque al aburrimiento esta en la base de todos los juegos a través del tiempo.España se la considera la mayor consumidora de juego en Europa, y unos de los primeros del mundo, es una fuente de economía del país.juego 3
En 1937, se legaliza el juego, por medio de real decreto sobre juego, se abren bingos y casinos, en 1891, se legalizan las maquinas tragaperras, y en 1986 la lotería primitiva y en 1988 la bonoloto. De todos estos juegos son las maquinas tragaperras las que mas adictos provoca, un 75% de los jugadores patológicos lo son de tragaperras, el los jugadores patológicos surgieron a la expansión de este tipo de juego.Las situaciones de riesgo según un estudio epidemiológico para llegara a tener un juego patológico, es por ejemplo su propia legalización, echo que fue señalado hace dos décadas. Otro factor de riesgo es que se comienza en edades tempranas entre la infancia y la adolescencia o el inicio de la edad adulta.Otro factor que se puede considerar de riesgo, situación económica precaria, tener padres jugadores, el alcoholismo paterno y la existencia de ganancias en el proceso de juego patológico como potenciados, es el factor precipitante en casi la mitad de los jugadores.Ahora mismo del juego patológico se puede decir que es un problema grave social, que afecta a miles de personas, y que provoca en quine lo padece problemas de índole económica, familiar, personales y sociales y que no es exclusivo de su país.El termino juego patológico se introduce en España en 1980 por medio de la american psiquiatric asociation apa incluyéndolo en el DSM-III lo definió como juego patológico, y empezar a investigar sobre él, la OMS en su novena reunión mundial, no contempla el juego , hablaban de juego compulsivo, adicto, patológico.Tanto para la OMS como para la APA se considera el juego, como un trastorno en el control de los impulsos, la persona que padece este trastorno se va haciendo de forma progresiva crónica, incapaz de controlar el impulso a jugar y los clasifican con otros trastornos que son trastornos del control de los impulsos no clasificados en otros apartados.Otros autores hablan de su proximidad psicopatológica con trastornos afectivos, con los trastornos obsesivos-compulsivos y sobre todo la adicción a sustancias.Los trastornos del control de los impulsos comparten características como son, A.-A.-incapacidad de controlar un impulso que es dañino, o perjudicial, para el mismo o para los demás. La realización del acto en si puede no ser premeditada y planificada.- antes de realizar el acto, el sujeto una progresiva sensación tensión emocional en forma de tensión y activación..-experimenta placer, liberación y gratificación, durante la realización del acto, el acto es egosintonico porque concuerda con los deseos conscientes y mediatos del sujeto en contraste con los síntomas compulsivos; después de realizar el acto pueden o no aparecer sentimientos negativos, arrepentiento, culpa, reprohe o arremordimientos, cuando se consideran sus consecuencias.En el DSM-5 van unidos a trastorno antisocial de la personalidad, si se presentan los dos habría que diagnosticar ambos.Puede también ir unido el juego a episodios maniacos, por la activación que estos pacientes tienen a realizar actividades varias.Según la OMS CIE, si se clasifica seria como un trastorno compulsivo de la conducta. El diagnostico según el CIE-10 es se exigen todos los criterios numerados, mientras que el DSM-IV-TR se requieren cinco criterios de 10 para cumplirlo. El juego social, tiene lugar entre amigos y compañeras, con perdidas aceptables, el juego profesional, ya no es una forma lúdica, es una forma de ganarse la vida, los riesgos son ilimitados y la disciplina es primordial.Algunos individuos no cumplen todos los criterios de juego patológico, el juego problemático es el que se evidencia que la cuantía de las apuestas y las preferencias, así como el tiempo dedicado al juego o que se mezcle con algunos acontecimientos estresantes.Las distintas escuelas que s e han ocupado del juego patológico, han dado teorías explicativas frente a el, según los psicoanalistas, son los primeros en intentar encontrar el origen de la ludopatía, los rasgos narcisistas es de los mas destacados en ludópata, auque no han aportado teorías convincentes que puedan explicar el juego patológico y su mantenimiento como adicción.Los conductistas la han intentado explicar la teoría del juego como un a conducta aprendida, mantenido por un refuerzo, para varios autores el refuerzo es el incentivo económico, que scanner dijo que la variabilidad y la imprevisibilidad, mantenían y potenciaban el propio refuerzo ya perpetua una conducta aprendida.juego 15
El mantenimiento del juego patológico es la puesta en marcha del llamado mecanismo de ejecución conductual, esto quiere decir que una vez que una conducta se ha convertido en habitual, cualquier estimulo relacionado con la realización de esa conducta, interno(pensar en el juego, externo( estar en sitios habituales donde se pueda jugar tipo bares que llamen, el ruido de las maquinas tragaperras, etc.,,,), en el sujeto provoca dicha acción de conducta, si esta conducta no se lleva a cabo se produce un importante malestar subjetivo, el sujeto evita estados fisiológicos negativos, a pesar de que tiene sus consecuencias negativas.También tenemos las distorsiones cognitivas, como inciden en el mantenimiento del juego, el juego fomenta la idea de control por parte del sujeto, y la percepción de si mismo como elemento capaz de intervenir en sus resultados, tocando determinadas teclas, que adelantan o retrasan, las figuritas, esto da lugar a una serie de pensamientos irracionales relacionados con el juego. Cuanto mayor implicación tiene el jugador en el juego mas pensamientos de este tipo se suscitan alrededor de él.Respecto a la evaluación del juego patológico.-juego 5
Dado que supone un problema de adaptación familiar, laboral, social, económico. La evaluación debe cubrir todas las tareas, lo mismo que otros trastornos psicopatológicos, viendo una evaluación integradora hay cubrir todos los hábitos y no centrarse solamente en conducta del juego.Uno de los problemas que presenta el jugador patológico es la fiabilidad de los datos que nos puede dar, es importante contrastarlo con personas significativas en la vida de este.Así podemos ver mejor la gravedad del problema y la consecución del progreso terapéutico, podemos distinguir técnicas de evaluación indirectas: la entrevista, evaluación por otros, auto-informe y técnicas directas como pueden ser registros psicofisiológicos, auto-observación y la observación.El tipo de entrevista que se utiliza con los jugadores patológicos pueden ser estructuradas o semiestructurados. Registros fisiológicos son más complicados. Los problemas asociados al juego patológico que se han encontrado como más importantes son la ansiedad, la depresión, el consumo de alcohol, el apoyo social, la adaptación, autoestima, la relación de pareja.Hay dos variables importantes en la evaluación del jugador patológico, por un lado expectativas de cambio, al principio de la terapia, y el grado de satisfacción con la terapia recibida, dado que se ha visto que esta variable es predictora del éxito terapéutico.La entrevista como hemos dicho, es muy importante en el proceso de evaluación- tratamiento como un instrumento de recogida de información en la fase previa a la intervención, lo mismo que una forma de interacción con el sujeto.Aquí vamos a recoger la conducta del sujeto y las interacciones con el ambiente, nos va a servir para valorar e incrementar la motivación del sujeto acerca del proceso terapéutico, nos va a ayudar a escoger estrategias de evaluación, e intervención así como una buena relación entre el psicólogo y el paciente, como recoger información biográfica e histórica del sujeto.juego 7
La entrevista estructurada de la historia del juego consta de 10 ítems.En ella se recogen los hábitos de juego de los padres, inicio de la conducta del juego, agravamiento de esta conducta, aspectos de la vida cotidiana útiles para la evaluación y control del problema que se dan en cada sujetoHay otras escalas, como una que mide la gravedad clínica, del juego patológico es la realizada por Gambling, Cebedity Index,También es importante los auto informes específicos del juego patológico, el cuestionario del juego patológico Fouth Oakf (FOGF).Hablamos de un cuestionario de 20 ítems elaborado en base al DSM.III-RSon instrumentos fiables para diagnosticar el juego patológico.Otro cuestionario breve del juego patológico es Crinning, consta de 4 ítems esta basado en la versión española de juego patológico de Fouth Oakf.Tiene que ver con lo mismo, lo que tiene que ver con el juego.Explora: si se siente culpable, si ha intentado dejarlo, si tiene deudas o ha cogido dinero, es bastante breve y puede ser muy utilizable en historias clínicas de pacientes que tengan otros problemas médicos y que lo tengan con el juegoComo puede verse muchos cuestionarios otros:Cuestionario de variables dependientes del juego, evalúa la presencia alterada conductas alteradas específicas del juego patológico y ver la gravedad. Hay dos versiones para el paciente y para la familial para verificar los datos.El inventario sobre pensamiento del juego, evalúa los rasgos cognitivos que clasifican o los distinguen a los ludópata de la población general.Otro test autorresgistro del juego se recogen datos como la fecha, hora, pensamientos, lugar, tiempo empleado, la compañía, y las consecuencias experimentadas. Se detecta lo que pone en marcha la conducta del juego. Así como las consecuencias derivadas de dicha conducta.Otro cuestionario es liez-beth es un tratamiento de Escrining con 2 preguntas, se indaga si el sujeto si ha sentido la necesidad de apostar cada vez más, o cuanto dinero gasta en el juego. También se pasa informes de abuso de alcohol, si existe también este otro problema.Otros tests que se han pasado para ver la sintomatología asociada, como puede ser depresión Beck, la escala de depresión de Zung, la escala de depresión Hamilton. Para ver sintomatología afectiva.ansiosa se ha estudiado con test como el Stai, es un inventario de ansiedad, también la escala de Hamilton de ansiedad. (HAF)Detectar sintomatologías psicóticas las escalas más utilizadas el MMPI, son varias escalas clínicas que se detecta sintomatología psicótica, entre otras patologías.El caso de trastornos de personalidad, el international personality disorder examination (YPDE) así como autoinformes para la autoevaluación de otras variables, hay otros instrumentos que miden creencias, actitudes, dimensiones cognitivas, actitudes creencias y pueden ser útiles en el proceso de evaluación, es importante la motivación para el tratamiento.Para valorar los estadios de cambio en los jugadores patológicos es la escala Prochar Kdiclemente, es importante en estos problemas, hacer un análisis funcional, así podemos recoger toda la información clínicamente útil, se acerca al modelo cognitivo-conductual, esta basado en principios del aprendizaje, y la secuencia comportamental escritos por sKinner, modelo bifactorial MowerEl análisis factorial permite hacer un análisis detallado del problema vamos a estudiar la relación funcional entre estímulos y respuesta del individuo. Objetivo:_ver una descripción cuidadosa del problema y que nos de planes de intervención junto con la clasificación en el DSM-IV y la clasificación CIE-10.Nos va a dar una clasificación de síntomas. Intentamos encontrar las variables de las que la conducta problema es una función y la naturaleza de la relación de la conducta y esas variables.La conducta va a estar entre los antecedentes y los consecuentes. La secuencia funcional nos da el comportamiento puntual del sujeto de en un ambiente o entorno estimular concreto y con unas consecuencias específicas.Es decir la topografía de la conducta del juego para poder intervenir y hacer un plan de intervenciónLa función de estímulo y donde aparece la respuesta. Es decir que estímulos van a hacer que sé de una respuesta de juego. Que estímulos van a hacer que se de una respuesta de juego. La respuesta del juego va a estar más unida a pensamientos sensaciones fisiológicas y las conductas que el sujeto realiza.juego 9
En el análisis funcional vamos a ver más respuestas-problemas, las relaciones sociales, como está frente amigos, pareja, las repercusiones que tiene su conducta a nivel social, económico, laboral, las habilidad de afrontamiento, la historia de aprendizaje, como ha afrontado el sujeto el problemas, las recaídas que ha habido y los tratamientos anteriores…………Inicialmente se considero una adicción se utilizaba igual alcohol y drogas.Las técnicas de desensibilizacion imaginada y la exposición en vivo, con prevención de respuesta junto con el control de estímulos la desensibilización sistemática es una técnicas reductoras de la ansiedad mecanismo de ejecución conductual como teoría explicativa del mantenimiento del juego. Partiendo de la hipótesis que el sistema nervioso central se establece un mecanismo neurofisiológico de una conducta cuando dicha conducta se convierte en habitual.Que es lo que lo activa la presencia de estímulos que precedieron en su momento la de la conducta habitual o bien la persona va a hacer la conducta o la conducta era habitual en el pasado. Si la conducta no llega a término y se hace el mecanismo de ejecución conductual da a lugar a una tensión subjetiva.Es decir el malestar hace que se complete la conducta incluso que parte de su yo o conciencia o sentimientos de culpa el sujeto se siente obligado a hacer esa conducta.De todas las conductas utilizadas la mas efectiva es la desensibilización imaginada es superior a otras la exposición las técnicas adversivas.Después de estudios realizados con diversos grupos el resultado final es la terapia exposición en vivo tras desensibilización con control de estímulos es la terapéutica mejor y con menos recaídaRespecto a la terapia cognitiva, si se ha visto que los patrones cometen errores, como supersticiones, el recuerdo de las ganancias.Se mezclan con técnicas estrategias de prevención de recaídas. Superada la sintomatología y los problemas trastornos mentales que controlar que pueden hacer recaída, aparición de sintomatología de otros cuadro hay que controlarlo que existe estrés, son dados a volver al juego buscando la calma o perder ese malestarLa farmacológica de los neurotransmisores cerebrales son Antidepresivos irrs, captadores de la serotonina.juego 12Se dirigen al manejo de los síntomas depresión ansiedad control de los impulsos, también es importante la terapia de grupo, puede hacer grupos recaídas.La detección o prevención de creencias compartidas por la mayoría de los jugadores. Pueden ser en grupos más amplios, o también se traten con alcohol, asociadas al juego.Alcohólicos anónimos los grupos de autoayuda. El modelo de jugador anónimo apareció en los Angeles 1977.Se ha visto la ayuda profesional puede dar lugar la abstinencia en el juego y la calidad de vida de los pacientes.En estos grupos la participación de jugadores y exjugadores quedan excluidos los profesionales, parejas de jugadores e información a familiares.Hay recursos para tratamiento de jugadores patológicos,juego 21
En España desde que se legalizo el juego ha proliferado el juego y el gasto sin llegar a ser patológico. Las maquinas tragaperras se ha incrementado con el juego patológico.La sociedad debe ser que es un trastorno recogido en el manual de trastorno. La falta de concienciación no es un vicio, es un problema de salud, se da mucho en la sociedad de hoy.Acabaremos poniendo más medios, determinados juegos estarán en sitios más dedicados al juego, es discutible.Es importante el tratamiento de estos pacientes, que mas centros incorporen programas, es importante la educación para prevenir.Desde luego se realicen programas de intervención de recaídas se estabilice se controle y que sepa que hay un tratamiento que lo respalda.Mi experiencia con jugadores patológicos es buena su nivel de ansiedad al principio es alto, es importante que están motivados para salir de ello, que no se encuentran felices y que quieren y necesitan un cambio. El problema es que están desorientados y faltan centros públicos que dirijan este tipo de trastorno o lo deriven a centros especializados.Y olvidar que es un vicio y reconocer que es una enfermedad que hay que superar, olvidar prejuicios, y tratarlo como un trastorno. Tiene que tener autocontrol, evitar recaídas, que no aumente en la población.juego 20
Juego patológico: un trastorno emergenteE Sánchez Hervasa  Unidad de Adictivas de Catarroja. Consellería de Sanitat. Valencia.
Objetivo: análisis de uno de los trastornos del comportamiento (juego patológico), cuya incidencia ha aumentado de forma importante en los últimos años y que supone uno de los retos asistenciales más importantes en la actualidad.
Método: revisión del concepto de juego patológico, los criterios diagnósticos al uso, las teorías explicativas más relevantes, la psicopatología asociada y la evaluación y el tratamiento más efectivo en este tipo de trastornos.
Resultados: el juego patológico, considerado actualmente como un trastorno del control de los impulsos por los sistemas de clasificación diagnósticos, posee numerosas semejanzas con los trastornos por dependencia de sustancias, por lo que las estrategias de intervención que se utilizan, derivan de la experiencia clínica en el tratamiento de las drogodependencias. La terapia cognitivo-conductual es la mejor validada actualmente para el abordaje de este trastorno.
Conclusiones: el juego patológico es un trastorno emergente con un gran número de afectados en nuestro país. Se precisa la puesta en marcha de programas preventivos y la ampliación de los recursos específicos para el tratamiento de estos pacientes, a través del desarrollo de programas de intervención que hayan demostrado actualmente efectividad clínica.
Palabras clave: Juego patológico. Trastorno del comportamiento. Terapia cognitivo-conductual.gambling: an emerging disorder: An analysis of behavioral disorders (pathological gambling), whose incidence has increased significantly in the last years and that supposes one of the most important health care challenges at present.Method: Review of the pathological gambling concept, the diagnostic criteria presently used, the most relevant explanatory theories, the associated psychopathology and the evaluation and most effective treatment in this type of disorders.Results: Pathological gambling, currently considered as a disorder of the control of the impulses by the diagnostic classification systems, possesses numerous similarities with the substance dependence disorders, therefore the intervention strategies that are used arise from clinical experience in the treatment of addictive behaviors. Behavioral-cognitive therapy is the best validated at present for this disorder.Conclusions: Pathological gambling is an emerging disorder with a great number of affected subjects in our country. Implementation of preventive programs and the amplification of the specific resources for the treatments of these patients, through the development of intervention programs that have currently demonstrated clinical efficiency, are necessary.: Pathological gambling. Behavioral disorder. Behavior-cognitive therapy.
Introducción
El juego por placer, ocio u objetivos monetarios tiene miles de años de antigüedad y ha estado presente en casi todas las culturas. Babilonios, etruscos, egipcios, chinos, indios precolombinos, griegos y romanos tenían distintos juegos de azar. La búsqueda de excitación, el ataque al aburrimiento han estado a la base del juego en todos los tiempos1 .
España es el país de la Unión Europea que más dinero gasta por habitante en juego y uno de los primeros del mundo. El juego es una de las principales actividades económicas del país. Según la Comisión Nacional del Juego, en el año 2000 el gasto en juegos de azar en nuestro país ascendió a 25.130 millones de euros (4.181.191 millones de pesetas). En esta cantidad quedan excluidos el juego clandestino, los casinos ilegales, las timbas de cartas, las peleas con perros y otros animales, etc. Se incluye la lotería, la ONCE, los bingos y casinos y las máquinas tragaperras. Desde el año 1995 se detecta un importante incremento del dinero gastado en juego, ya en este año la cantidad era de mil millones de pesetas menos que el gasto del año 20002 .
El juego se legalizó en España a través del Real Decreto Ley sobre el Juego. En 1977 se abren casinos y bingos, en 1981 se autorizan las maquinas tragaperras, en 1986 la lotería primitiva y en 1988 el bonoloto. De todos estos juegos, las máquinas tragaperras son el juego de azar que más adictos provoca (un 75% de todos los casos de juego patológico). De hecho, los jugadores patológicos surgieron paralelamente a la expansión de este tipo de juego 3 .juego 6Aunque no se han llevado a cabo investigaciones sistemáticas para conocer los factores de riesgo para el desarrollo del juego patológico, un dato aportado de forma consistente en los estudios epidemiológicos revela que la legalización del juego es un factor de riesgo de gran importancia, hecho que ya había sido señalado hace casi dos décadas4,5 , y que ha venido comprobándose en los distintos países donde se ha ido legalizando el juego. Si bien el juego clandestino existe en mayor o menor grado en todos los países y es fuente de jugadores patológicos, la oferta social que supone la legalización, considerada por muchos autores como una forma de incrementar las arcas del estado sin aumentar los impuestos, supone al menos la duplicación en la prevalencia de la ludopatía entre adolescentes y un incremento en el número de jugadores problemáticos6 . Otro factor de riesgo es la participación en juegos de azar en edades tempranas, fundamentalmente en la infancia y la adolescencia o al inicio de la edad adulta7 . Otros factores de riesgo que se han señalado son la situación laboral precaria8 , el alcoholismo paterno9,10 , tener padres jugadores11 y la existencia de ganancias en la fase inicial del trastorno como potencial factor desencadenante, o al menos coadyuvante, en la aparición del trastorno en casi la mitad de los jugadores12 .
En la actualidad puede decirse sin ningún genero de dudas, que el juego patológico es un grave problema social que afecta a miles de personas en nuestro país y que provoca en los afectados importantes problemas personales, familiares, laborales y económicos. Problema que no es exclusivo de nuestro país13 .
Criterios diagnósticos
El auténtico reconocimiento del juego patológico (utilizaremos indistintamente este término o el de ludopatía) como una entidad nosológica propia, se sitúa en 1980 cuando la American Psychiatric Asscociation (APA) la introdujo bajo la denominación de «juego patológico» en su Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-III)14 . En este año se definen por primera vez unos criterios diagnósticos específicos, que contribuyeron a crear las condiciones necesarias para el desarrollo de la investigación sobre este trastorno. La Organización Mundial de la Salud (OMS), que no contemplaba el juego patológico en la novena revisión de su Clasificación Internacional de Enfermedades15 , la incluyó sin embargo como una categoría diagnóstica en la siguiente revisión, la CIE-1016,17. Antes de la aparición del DSM-III, los autores que estudiaban este trastorno se referían a él con distintos nombres: juego neurótico18 , juego compulsivo19-20 , juego excesivo21 , juego adictivo22 y también juego patológico23 .juego 30Tanto la APA como la OMS consideran el juego patológico como un trastorno del control de los impulsos. La persona que padece este trastorno se va haciendo de forma crónica y progresiva incapaz de resistir el impulso de jugar, y lo clasifican junto a otros trastornos en un epígolo obsesivo-compulsivos y, sobre todo, con la dependencia de sustancias.
Como grupo, los trastornos del control de los impulsos comparten una serie de características24 : a) dificultad para resistir un impulso, deseo o tentación de llevar a cabo algún acto que es dañino o perjudicial para el propio individuo o para los demás. El individuo puede ofrecer o no una resistencia consciente a dicho impulso, y la realización del acto en sí puede o no ser premeditada y planificada; b) antes de cometer el acto, en general el sujeto percibe una progresiva sensación de malestar emocional, en forma de tensión o activación interior; c) durante la realización del acto, el individuo experimenta placer, gratificación o liberación. Esta característica supone, por sí misma, que el acto es egosintónico, ya que concuerda con los deseos conscientes inmediatos del sujeto (en contraste con rafe general denominado «trastornos en el control de los impulsos no clasificados en otros apartados». Otros autores, sin embargo, señalan su proximidad psicopatológica con otros trastornos, como los afectivos, el espectro de los trastornos
los síntomas compulsivos), y d) después de realizar el acto pueden o no aparecer sentimientos negativos como arrepentimiento, autorreproches, culpa, vergüenza o remordimientos, cuando se consideran sus consecuencias.
Por su parte, el DSM-IV sigue considerando, como el DSM-III-R, que los problemas con el juego pueden observarse en individuos con trastorno antisocial de la personalidad, y si se cumplen los criterios para los dos trastornos, deben diagnosticarse ambos. Sin embargo, a diferencia del DSM-III-R, incluye en sus criterios la exclusión del diagnóstico de juego patológico cuando dicho comportamiento aparece sólo durante un episodio maníaco (tabla 1).Como se ha comentado anteriormente, la OMS no hacía referencia específica a este trastorno en la CIE-915 . Si tuviéramos que codificar este trastorno según la CIE-9, quedaría incluido dentro del apartado «trastorno compulsivo de la conducta». Los criterios diagnósticos para el juego patológico propuestos por la CIE-10 se presentan en la tabla 2.Pueden observarse algunas diferencias si se comparan los criterios diagnósticos propuestos en la CIE-10 con los del DSM-IV: a) la CIE-10 exige el cumplimiento de todos los criterios enumerados, en total cuatro, mientras que en el DSM-IV se requieren cinco criterios de un total de diez; b) en la CIE-10 se establece un criterio temporal que exige un período mínimo de un año, en el que deben constatarse además dos o más episodios de juego con las características descritas en el resto de los criterios, y c) en la CIE-10 no se incluye ningún criterio de exclusión, mientras que el DSM-IV considera excluyente el episodio maníaco.
Además de considerar al juego patológico como un trastorno mental, sujeto a determinados criterios diagnósticos, esta problemática puede abordarse desde algunas formas de juego que no constituyen un trastorno mental14 : a) juego social, tiene lugar entre amigos o compañeros, su duración es limitada, y con pérdidas aceptables que se han determinado previamente; b) juego profesional, el juego no es una actividad lúdica, sino una forma de ganarse la vida. Los riesgos son limitados y la disciplina es un elemento primordial. Algunos individuos presentan problemas asociados al juego pero no cumplen todos los criterios para el juego patológico, y c) juego problemático, en el que se evidencia un aumento en la cuantía de las apuestas y en la frecuencia de éstas, así como en el tiempo dedicado al juego, e incluso es probable que el sujeto incremente su implicación en el juego coincidiendo con algún acontecimiento vital estresante25 .
Teorías explicativas.juego 31Las distintas escuelas que se han ocupado del estudio del juego patológico han ofrecido teorías explicativas de él, según su propia orientación. Los psicoanalistas fueron los primeros en intentar explicar el origen de la ludopatía. Entre las últimas aportaciones desde esta perspectiva26 , se ha señalado que el narcisismo era uno de los rasgos de la personalidad más destacados en los ludópatas. Cabe mencionar que las teorías psicoanalíticas no han aportado datos convincentes que puedan explicar el desarrollo y mantenimiento del juego patológico.
Los autores conductistas han intentado explicar el desarrollo de este trastorno como una conducta aprendida, resultado de un proceso de refuerzo. Para algunos autores, el elemento reforzador es el incentivo económico, al menos en las etapas iniciales23 . Skinner27 señaló en relación con los refuerzos que la variablidad e imprevisiblidad en los mismos eran características destacadas que contribuían a potenciar dicho refuerzo y a perpetuar una conducta aprendida. En este sentido, la ganancia que tiene lugar en los juegos de azar se ajusta a estos criterios. Otros autores han señalado que el verdadero elemento reforzante en el juego patológico no es externo (el incentivo económico), sino interno, y estaría constituido por el estado de excitación que el juego es capaz de provocar en el sistema nervioso central, de forma que una vez experimentado llevaría al jugador a buscarlo de nuevo a pesar del deterioro social y personal en el que se acaba involucrando28 .
Para otros autores, lo esencial para explicar el mantenimiento del juego patológico es la puesta en marcha del llamado «mecanismo de ejecución conductual», según el cual una vez que una conducta se ha convertido en habitual, cualquier estímulo relacionado con la realización de dicha conducta, ya sea interno (pensar en jugar) o externo (entrar en los bares donde habitualmente se juega, escuchar el ruido de las monedas saliendo de la máquina, etc.), provoca en el individuo la necesidad de llevar a cabo dicha acción, de forma que si ésta no se completa se provoca un intenso malestar subjetivo. De esta forma, la evitación de estados fisiológicos negativos es lo que llevaría al jugador a involucrarse en las actividades de juego, a pesar de sus consecuencias negativas29,30 .
El papel que las distorsiones cognitivas tienen en el desarrollo y mantenimiento del juego patológico se ha señalado como fundamental por numerosos autores. El juego fomenta la «ilusión de control» por parte del sujeto y la percepción de sí mismo como elemento capaz de intervenir en sus resultados, a la vez que se van desarrollando una serie de pensamientos irracionales relacionados con el juego. A este proceso contribuyen además otros aspectos, entre los que puede citarse la presunta participación en el funcionamiento de las máquinas tragaperras del sujeto a través de unos botones que tiene que pulsar y le hacen creer de manera errónea en que su habilidad en el manejo de esta actividad interviene en su capacidad para obtener un premio24 . Cuando más se implica un jugador en un determinado juego, más pensamientos irracionales se suscitan en relación con él. Los jugadores regulares tienen más pensamientos irracionales que los jugadores ocasionales, al margen del tipo de juego, y esto les lleva a asumir más conductas de riesgo31 .
Cuando el jugador gana, se refuerzan sus creencias sobre la posibilidad de seguir ganando. Cuando pierde, sobre todo en las primeras apuestas, el jugador ha aprendido que a veces se pierde y tiende a pensar que se encuentra en esa situación, pero que «la racha» va a cambiar. Otro pensamiento irracional o distorsionado en los jugadores patológicos se refiere a la evaluación sesgada de los resultados del juego, que contribuye a potenciar los pensamientos irracionales, ya que tienden a recordar las ganancias de forma selectiva y a sobrevalorarlas, mientras que infravaloran las pérdidas y las olvidan o les dan alguna explicación 32 . Es probable que este tipo de distorsión cognitiva explique en algunos casos la historia de «ganancias iniciales» que muchos ludópatas refieren en la etapa previa al desarrollo del trastorno. Las teorías explicativas que integran las aportaciones de los modelos conductuales y cognitivos son en la actualidad las que desde el punto de vista psicológico presentan un mayor crédito en la explicación de la aparición y mantenimiento del juego patológico.juego 33Desde que la ludopatía empezó a reconocerse como un trastorno patológico, se empezaron a desarrollar diversas líneas de investigación neurobiológica en un intento de conocer sus mecanismos etiopatogénicos, destacando la investigación para esclarecer las bases neuroquímicas del trastorno. Diversas líneas de investigación vienen desarrollándose en este sentido24 : una línea de investigación desarrollada a partir de las afinidades nosológicas del juego con otros trastornos en el control de los impulsos, que suponen la implicación de mecanismos serotonenérgicos; las teorías que señalan como fundamentales el arousal (nivel de activación) y el rasgo temperamental «búsqueda de sensaciones», que sustentan la hipótesis de una alteración del sistema noradrenérgico; las hipótesis que hacen hincapié en la relación de la ludopatía con los trastornos adictivos, y que señalan la implicación de las vías dopaminérgicas; otras hipótesis con implicaciones etiopatogénicas como la que considera la ludopatía como un trastorno del estado de ánimo, o la que la incluye en el espectro obsesivo-compulsivo. Además, se está asistiendo en los últimos años al desarrollo de otra línea de estudio, la genética, que intenta esclarecer el posible papel que algunos factores genéticos pueden tener como predisponentes en el desarrollo del juego patológico.
Juego patológico y conductas adictivas
El énfasis en la dificultad en el control de la conducta constituye un elemento de conexión entre las adicciones y los trastornos del control de los impulsos. En esencia, el juego patológico se adapta perfectamente al concepto de conducta adictiva, lo que por otro lado, ha quedado reflejado en la evolución de los criterios diagnósticos del juego patológico en la clasificación DSM. Diversos autores han señalado como elementos básicos y comunes en los distintos tipos de adicciones los siguientes: 1) craving: excesiva preocupación y deseo intenso de satisfacer la necesidad que se siente de llevar a cabo la conducta adictiva; 2) pérdida de control: dificultad para mantenerse abstinente o incapacidad para detener la conducta una vez que ésta se ha iniciado, 3) abstinencia: síntomas característicos que aparecen cuando se interrumpe la conducta adictiva; 4) tolerancia: necesidad de aumentar la implicación en la conducta adictiva (incremento de dosis en el caso de las adicciones clásicas o con sustancias químicas) para conseguir el efecto original producido por ella.
Respecto al criterio 1 (craving), algunos autores han señalado que el ansia de jugar expresada por los ludópatas es equivalente al craving de los adictos a sustancias psicoactivas. Algunos autores han concluido que los jugadores patológicos presentaban más dificultad para resistir el craving que los pacientes con problemas de adicción al alcohol y la cocaína34 . Respecto al criterio 2 (disminución de la capacidad para controlar el consumo de la sustancia), se ha señalado que la dificultad para controlar la conducta de jugar es una característica inherente al concepto de juego patológico. Se ha mencionado también que a mayor disponibilidad se produce mayor morbilidad, lo que en la ludopatía se ha puesto de manifiesto en diversos estudios que asocian un incremento de la prevalencia con la legalización del juego en distintos países del mundo. Respecto al criterio 3 (abstinencia), la posibilidad de que los jugadores pudieran presentar una sintomatología en los períodos de abstinencia fue sugerida por algunos autores, basándose en la impresión clínica de que algunos jugadores al dejar de jugar podían presentar ánimo deprimido, irritabilidad, agitación motora, temblores, dificultad para concentrarse y diversas quejas somáticas. Otros autores han señalado que los jugadores patológicos presentan con relativa frecuencia un malestar subjetivo en los períodos en los que pretenden dejar de jugar, ya sea de manera voluntaria o forzosa, y que dicho malestar se agrava en presencia de estímulos relacionados con el juego.

juego 34

La sintomatología más característica incluye irritabilidad, inquietud, depresión y dificultades de concentración, lo que se asemejaría a la sintomatología de un síndrome de abstinencia como sucede en las adicciones químicas35 . Respecto al criterio 4 (tolerancia), se ha considerado que la «excitación» provocada durante el juego sería la «droga» del jugador. En este sentido una de las características que puede ser fácilmente demostrada en el jugador patológico es la necesidad de aumentar la magnitud o la frecuencia de las apuestas para conseguir la excitación deseada, lo que podría ser atribuido al desarrollo de la tolerancia. La comprobación de que el aumento de la frecuencia cardíaca provocada durante el juego se reducía después de jugar, de forma significativamente más rápida en un grupo de jugadores patológicos adictos a máquinas tragaperras comparado con un grupo de jugadores ocasionales, se ha invocado como una medida objetiva de tolerancia en la ludopatía36 .
Además de estos criterios se ha señalado que la implicación progresiva del jugador patológico en las conductas relacionadas con el juego, con una mayor dedicación de tiempo ya sea en el propio juego o en conseguir dinero para éste o para pagar las deudas, provoca la eliminación de otras áreas de intereses y actividades que hasta entonces eran consideradas importantes para el individuo 37 . Como ocurre con otras conductas adictivas, el jugador patológico persiste en su comportamiento a pesar de las consecuencias negativas y los conflictos que éste provoca en el ámbito personal, familiar, laboral y social del individuo, que por lo general se encuentran profundamente afectados 38 .
Además de que el juego patológico se ajusta a los criterios actuales sobre las conductas adictivas, tal y como se ha referido, pueden observarse aspectos comunes entre el juego patológico y otras adicciones, fundamentalmente el alcoholismo, que aportan más argumentos a favor de la hipótesis que considera al juego como una conducta adictiva24 : a) solapamiento de tiempo y espacio. Las máquinas tragaperras están situadas en lugares habituales de consumo de alcohol. En las salas de juego, existe una clara disponibilidad e incluso invitaciones para el consumo de bebidas alcohólicas39 ; b) aparición conjunta o secuencial. Numerosos estudios de comorbilidad muestran que el juego patológico se presenta con frecuencia asociado a otros trastornos adictivos. La presencia de un doble problema, referido a la asociación del juego patológico y el abuso y/o la dependencia a sustancias psicoactivas supone un mayor riesgo de complicaciones en ambos trastornos; c) personalidad adictiva. Algunos autores consideran la existencia de una serie de rasgos de personalidad comunes en las distintas conductas adictivas40 . No obstante, se ha concluido que hay pocas bases para asumir que exista una personalidad adictiva41 ; c) antecedentes familiares de adicciones42 ; c) tendencia a las recaídas. Es un elemento común en el juego patológico y en todas las adicciones43 ; d) antecedentes de conductas relacionadas con trastorno por déficit de atención e hiperactividad en la infancia. En ludópatas se encuentran con más frecuencia que en la población general antecedentes de conductas en la infancia relacionadas con el TDAH, así como alteraciones en el EEG y en tests neuropsicológicos. En pacientes con adicciones químicas se han encontrado hallazgos similares, tanto en alcohólicos como en adictos a otras sustancias44 ; e) respuesta al tratamiento. Uno de los argumentos que se ha utilizado para hacer hincapié en la semejanza del juego patológico con el resto de las conductas adictivas es la respuesta favorable al tratamiento aplicado en otras dependencias, y sobre todo los modelos de tratamiento psicoterapeútico, incluyendo el modelo de Jugadores Anónimos. Las intervenciones con técnicas de modificación de la conducta se han indicado como las más eficaces45 . La mayor eficacia se atribuye a los tratamientos que incluyen psicoterapia de grupo, con un plan de trabajo en el que se combine la intervención conductual junto a técnicas de reestructuración cognitiva46 .
Por otro lado, se ha señalado que los sujetos que entran en programas de tratamiento de una adicción química en los que se descubre un trastorno por juego patológico asociado, o a la inversa, en aquellos que consultan inicialmente por el juego patológico pero que presentan una adicción asociada, es más eficaz el tratamiento combinado. Cuando se centra el tratamiento en un solo trastorno, ignorando el otro, además de dejarlo sin tratar, se provoca un mayor índice de recaídas.
Juego patológico y otros trastornos mentales
La comorbilidad con otros trastornos psiquiátricos, además de ser un factor de riesgo para el desarrollo del juego patológico47 , representa un factor condicionante no sólo en la elección del tratamiento más adecuado, sino también en el pronóstico del trastorno. En el juego patológico se ha señalado de forma repetida la frecuencia de comorbilidad con otros trastornos.
La mayoría de la información disponible deriva de observaciones aisladas de trastornos presentes en grupos clínicos de jugadores, y pocos estudios han abordado la investigación sistemática de la comorbilidad psiquiátrica en jugadores patológicos. Es probable, además, que los jugadores patológicos que buscan ayuda presenten con mayor frecuencia comorbilidad psiquiátrica, siendo ésta un factor que puede favorecer la búsqueda de tratamiento. En esta línea diversos autores han señalado una mayor prevalencia en esta población de abuso de alcohol y drogas, siendo este tipo de trastorno el que más claramente se encuentra presente48 . También se ha informado sobre una mayor frecuencia de trastornos afectivos asociados49 , una mayor incidencia de intentos autolíticos, y más acontecimientos traumáticos en la historia personal50 .

juego 35

Diferentes estudios han puesto en evidencia una elevada tasa de prevalencia de consumo excesivo de alcohol u otras drogas en jugadores patológicos51 . Éste es el trastorno asociado que con más frecuencia se encuentra en la ludopatía según una revisión de 60 estudios publicados48 . Algunos autores encuentran una prevalencia de alrededor del 10-15%, aunque otras investigaciones señalan tasas más elevadas, llegando hasta un 40-50% de abuso de alcohol o de otra sustancia psicoactiva en algunas muestras de ludópatas25 . Otros autores han señalado un elevado índice de tabaquismo en jugadores patológicos42 . Algunos estudios muestran que la alta incidencia de otras adicciones en jugadores patológicos alcanza también a las llamadas adicciones comportamentales. En los estudios sobre mujeres ludópatas del grupo de Leisieur, el 24% se consideraban a sí mismas compradoras compulsivas, el 20% reconocían comer de forma compulsiva y el 12% eran posibles adictas sexuales52 . En muestras de pacientes alcohólicos, la prevalencia del juego patológico se ha estimado entre 5-20%53 .
En cuanto a los trastornos de personalidad, la mayoría de los trabajos se centran en el análisis de rasgos de la personalidad mediante cuestionarios, y apenas se ha investigado esta cuestión mediante entrevistas diagnósticas estructuradas para llegar a un diagnóstico preciso. En una investigación realizada en nuestro país en la que se empleó el SCID-II, se encontró que el 44% de los pacientes cumplían criterios para alguno de los trastornos de personalidad según el DSM-III-R54 . En un estudio de comorbilidad55 , los trastornos de la personalidad encontrados con más frecuencia fueron el obsesivo-compulsivo, seguido por el evitativo y el esquizoide. A pesar de los estudios realizados, no ha sido posible delimitar una personalidad común en los jugadores patológicos y tampoco un trastorno de la personalidad específico asociado.
En cuanto a los trastornos afectivos, numerosos estudios encuentran porcentajes elevados de cuadros depresivos en jugadores patológicos así como elevadas tasas de hipomanía y manía56 . Se ha señalado que la mayoría de los estudios que refieren una mayor incidencia de cuadros depresivos en jugadores patológicos, se basan en muestras clínicas y parece que es la situación extrema creada por el juego la que lleva a estos individuos o a sus familias a solicitar tratamiento, lo que explicaría la mayor incidencia de sintomatología depresiva, ideación suicida o intentos autolíticos en este subgrupo al compararlo con los jugadores patológicos que no buscan ayuda50 . Entre los pacientes tratados por trastornos afectivos, no se ha encontrado una mayor prevalencia de juego patológico lo que sería esperable si estos dos trastornos fueran realmente trastornos comórbidos57 .
Respecto a los trastornos de ansiedad, la comorbilidad es una cuestión poco estudiada. Lo que sí parece claro es que los jugadores suelen presentar grados altos de ansiedad cuando acuden a buscar ayuda por su trastorno58 . Es probable que, al menos en parte, la sintomatología ansiosa sea una manifestación del malestar psicológico creado en el jugador como consecuencia de la situación problemática creada por el juego y sus repercusiones7 .
En relación a la comorbilidad con otros trastornos en el control de los impulsos, algunos autores han señalado que la impulsividad es un rasgo destacado en poblaciones de adictos, incluyendo entre éstos a los jugadores patológicos y de forma más específica la capacidad para controlar los impulsos34 . Algunos autores han indagado de forma específica la presencia de otros trastornos del control de los impulsos en jugadores patológicos. Otros autores59 han encontrado que el 35% de los jugadores cumplían criterios diagnósticos para al menos otro trastorno de control de los impulsos. McCormick et al60 , encontraron que el 12% de los jugadores patológicos estudiados había realizado un intento autolítico potencialmente letal.juego 36Finalmente, se señalado que el trastorno por déficit de atención en la infancia puede ser un factor de riesgo para el desarrollo de diversas adicciones y también de juego patológico en el adulto. La relación entre juego patológico y TDAH postulada por diversos autores se basa en los resultados de algunos estudios: a) antecedentes en ludópatas de haber presentado durante la infancia conductas relacionadas con dicho trastorno44 ; b) en estudios electroencefalográficos se encuentran en ambos trastornos alteraciones similares, mientras que en otros estudios se encuentran alteraciones en los lóbulos frontales y temporales61 .
Evaluación del juego patológico
El juego supone una alteración sustancial de la adaptación familiar, laboral, económica y social del sujeto. Asimismo la relación entre juego patológico y otros trastornos psicopatológicos es muy estrecha. Todo ello hace imprescindible, desde la perspectiva de una evaluación integradora, el análisis conjunto de todos estos ámbitos, sin limitarse exclusivamente a las conductas de juego. Una limitación importante en la evaluación del jugador patológico es la fiabilidad de los datos que el paciente proporciona. Resulta necesario contrastar, en la medida de lo posible, la información que aporta el jugador con la que pueden aportar personas significativas en la vida de éste. De esta forma, se podrá estimar más adecuadamente la gravedad del problema, además de poder realizar una evaluación más rigurosa de los progresos terapéuticos conseguidos tras el tratamiento.
En la evaluación de las características de los individuos pueden distinguirse según Cone62 entre técnicas directas o indirectas, según su nivel respectivo de objetividad o subjetividad. Así, las técnicas indirectas incluyen la entrevista, los procedimientos de autoinforme y la evaluación realizada por otros, mientras que las técnicas directas incluyen la autoobservación, la observación y los registros psicofisiológicos.
En la evaluación de los jugadores patológicos se han utilizado entrevistas (estructuradas o semiestructuradas), autoinformes, autorregistros y en menor medida, técnicas de observación y registros psicofisiológicos. Por lo que se refiere a los problemas asociados al juego patológico, los aspectos más importantes que han sido objeto de evaluación han sido la ansiedad, la depresión, la autoestima, la adaptación, el consumo de alcohol, el apoyo social y la relación de pareja. Es conveniente averiguar las expectativas de cambio que tiene el jugador cuando acude al tratamiento, así como el grado de satisfacción con la terapia recibida al finalizar la misma. En concreto, la satisfacción con el tratamiento se ha mostrado ser una variable predictora de éxito terapéutico63 . A continuación se expondrán algunos de los instrumentos y procedimientos que se utilizan en la evaluación de aquellas personas que presentan un diagnóstico de juego patológico.

Entrevistaterapia 19

´ Posee un papel central durante todo el proceso de evaluación-tratamiento, no sólo como el instrumento más flexible para la recogida amplia de información en la fase previa a la intervención, sino también el sistema básico de interacción con el sujeto a lo largo de la intervención. Su utilidad proviene de múltiples funciones. Además de su función principal de recoger información acerca de la conducta del sujeto y de sus interacciones con el ambiente, permite valorar e incrementar la motivación de los pacientes acerca del proceso de tratamiento, seleccionar otras estrategias de evaluación-intervención, establecer una relación cordial entre el clínico y la persona o recoger información histórica y biográfica del mismo64 . La entrevista es el eje sobre el cual basculan las restantes técnicas de evaluación.
Entrevistas estructuradas
La Entrevista Estructurada de la Historia de Juego65 consta de 10 ítems que recogen datos sobre los hábitos de juego de los padres, el inicio y el agravamiento de la conducta de juego en el paciente y otros aspectos de la vida cotidiana que son muy útiles en la evaluación y control del problema específico de cada sujeto.
Escalas de gravedad clínica
El único instrumento que permite en la actualidad valorar la gravedad del juego patológico es el Gambling Severity Index52 . Se trata de una versión abreviada del Addiction Severity Index adaptada a los problemas relacionados con el juego que aparecen más frecuentemente en este tipo de pacientes.
Autoinformes específicos de juego patológico
El Cuestionario de Juego Patológico de South Oaks (SOGS)66 es un cuestionario de 20 ítems elaborado con arreglo a los criterios del DSM III (APA), pero que se adapta también a los del DSM-III-R. Este cuestionario constituye, sin duda, el instrumento más fiable y válido de que se dispone actualmente para diagnosticar el juego patológico, así como el más utilzado en diferentes contextos y culturas. Una limitación de SOGS es que las preguntas tienen carácter atemporal y que, por ello, no es sensible al cambio terapéutico.
El Cuestionario Breve de Juego Patológico (CBJP)67 es un cuestionario de screening que consta de 4 ítems. Está basado en la versión española del Cuestionario de Juego Patológico de South Oaks (SOGS). El contenido de los mismos hace referencia a si el sujeto cree que tiene problemas con el juego, si se siente culpable por lo que ocurre cuando juega, si ha intentado alguna vez dejar de jugar y no ha sido capaz de ello, y, por último, si ha cogido alguna vez dinero de casa para jugar o para pagar deudas. Gracias a su brevedad, es una prueba que puede ser intercalada en la historia clínica habitual de pacientes aquejados de problemas médicos o de trastornos de conducta diversos y detectar así de forma temprana una dependencia al juego.
El Cuestionario de Evaluación de Variables Dependientes del Juego65 consta de 5 ítems que evalúan la presencia de conductas alteradas específicas del juego patológico y el nivel de gravedad en el caso de que estén presentes. Existen dos versiones (una para el paciente y otra para el familiar), lo que permite comprobar la veracidad de la información aportada por el paciente. Además se trata de un cuestionario que se ha mostrado sensible al cambio terapéutico.
El Inventario de Pensamientos sobre el Juego65 consiste en un listado de 27 ítems binarios que están dirigidos a detectar los pensamientos irracionales del jugador patológico. Este inventario ha mostrado tener una alta capacidad para detectar los sesgos cognitivos que presenta los jugadores. Se trata, pues, de un instrumento útil para evaluar los principales sesgos cognitivos que caracterizan a los ludópatas.juego 38
El Autorregistro de Juego65 recoge datos sobre fecha, hora, pensamientos, lugares y tiempo empleado, sobre el tipo de juego, la compañía y el dinero gastado, así como sobre las consecuencias experimentadas. Permite detectar las circunstancias individuales que ponen en marcha la conducta de juego, así como las consecuencias derivadas de dicha conducta.
Cuestionario Lie-Bet68 . Se trata de un instrumento de screening de tan sólo dos preguntas en las que se indaga si el sujeto ha sentido la necesidad de apostar cada vez más o si ha mentido a personas significativas sobre cuánto dinero gasta en el juego.
Autoinformes de evaluación de abuso de alcohol
El uso-abuso de alcohol es una de las características presentes en las distintas conductas adictivas, por lo que su evaluación será también importante, además de en los casos de alcoholismo, en los demás comportamientos adictivos. Existen algunos instrumentos que pueden utilizarse como el Test de Discriminación de Alcoholismo de Michigan (MALT)69 , el Cuestionario de Alcoholismo CAGE70 y el Test de Alcoholismo de Munich (MALT)71 . Otra escala disponible que se ha confeccionado en nuestro país es la Escala de Intensidad de la Dependencia al Alcohol (EIDA)72 .
Instrumentos de evaluación de la sintomatología asociada
Autoinformes para la evaluación del Eje I
Para valorar la presencia de sintomatología afectiva cabe señalar la Hamilton Depression Scale (HAM-D)73 , la Montgomery-Asberg Depression Rating Scale (MADRS)74 , el Beck Depression Inventory (BDI)75 , la Zung Self-Rating Depression Scale (Zung-SDS)76 o la Bech-Rafaelsen Melancholja Scale (MES)77 .
La sintomatología ansiosa podría evaluarse mediante la utilización de la Hamilton Anxiety Scale (HAS)78 o el State Trait Anxiety Inventory de Spielberger (STAI)79 . La Symptom Cleklist List (SCL-90)80 , su versión revisada SCL-90-R, así como la versión abreviada de la misma Brief Symptom Inventory (BSI)81 permiten evaluar diversas dimensiones y varios índices globales de psicopatología.
Para detectar la sintomatología psicótica, las escalas más utilizadas habitualmente son la Positive and Negative Syndrom Scale (PANSS)82 , las Scales for the Assessment of Positive and Negative Symptoms (SAPS, SANS)83,84 y la Brief Psychiatric Rating Scale (BPRS)85 . Se puede descartar la presencia de trastornos mentales orgánicos mediante la utilización de baterías neuropsicológicas que van desde las más sencillas, como el Mini Examen Cognoscitivo (MEC)86 , hasta muy complejas, como las baterías de Luria-Nebraska87 , y el test de Barcelona88 . El Weschler Adult Intelligence Scale (WAIS)89,90 ha sido frecuentemente empleado para evaluar el deterioro cognitivo en función del decalaje existente entre la puntuación verbal y la manipulativa. El Wisconsin Card Sorting Test (WCST)91 , podría ser utilizado en la evaluación de las funciones frontales o ejecutivas.
Autoinformes para la evaluación del Eje II

juego 39

En el caso de lo s trastornos de la personalidad, existen diversos instrumentos que pueden resultar adecuados a la hora de identificar o descartar presencia de un trastorno específico; dos de ellos parecen especialmente útiles y son los más utilizados por clínicos e investigadores: el International Personality Disorder Examination (IPDE)92-93 y la Structured Clinical Interview for DSM-IV Axis II Disorders (SCID-II)94 .
Autoinformes para la evaluación de otras variables
Se dispone asimismo de otros instrumentos que evalúan dimensiones cognitivas, actitudes, creencias, etc. y que pueden ser útiles en el proceso de evaluación. La evaluación de la motivación al tratamiento es un aspecto importante. Para dicha evaluación se dispone de instrumentos que utilizan el modelo teórico de procesos de cambio de Prochaska y Diclemente. Una versión para ludópatas es la Escala para valorar los estadios de cambio en jugadores patológicos3 .
Análisis funcional
El Análisis Funcional se utiliza para recopilar toda la información clinicamente útil. Es considerado una aproximación fenomenológica, que no corresponde a una teoría psicológica concreta, aunque manifiesta relaciones más obvias con los modelos conductuales y cognitivos. Está basado en los principios de aprendizaje y de la secuencia comportamental descritos por Skinner, el modelo bifactorial de Mower, el modelo de Kanfer y Phillips, y los trabajos de Kantor95 .
El Análisis Funcional permite hacer un análisis detallado del problema, determinando las relaciones funcionales entre estímulos y respuestas del individuo. La meta final es aportar una descripción cuidadosa del problema, que facilite el establecimiento de planes de intervención lo más eficaces posibles, por lo que complementa a las clasificaciones diagnósticas (DSM IV, CIE-10), que son clasificaciones sindrómicas con un carácter meramente descriptivo. Las características esenciales son: mostrar específicamente las variables de las que la conducta problema es una función, y la naturaleza de la relación entre la conducta y esas variables. La conducta se considera en función de sus antecedentes y sus consecuencias. La secuencia funcional representa el comportamiento puntual del sujeto ante un ambiente o entorno estimular concreto y con unas consecuencias específicas. Por lo que es importante conocer la topografía de la conducta de juego.
Los elementos diferenciados en su topografía son, la función estimular y la función de respuesta. La función estimular representa la incidencia del entorno haciendo más probable un tipo de respuesta por parte del sujeto. La función de respuesta, por otra parte, nos demuestra los pensamientos, las sensaciones fisiológicas y las conductas que el sujeto realiza. También es importante destacar dentro del análisis funcional elementos como: otras respuestas problema, las relaciones sociales (familia, pareja, amigos…), sus repercusiones a nivel social, laboral y económico, la historia de aprendizaje, el estilo personal, las habilidades de afrontamiento y los tratamientos anteriores.
Tratamiento del juego patológico

terapia 15 

Debido a que inicialmente el juego patológico se ha considerado como una adicción, se ha ensayado, especialmente en los primeros momentos, técnicas terapéuticas que han mostrado su utilidad en el control del alcoholismo y de la drogadicción96 . Sin embargo, si bien son abundantes las técnicas empleadas, resultan escasos los estudios publicados en los que se compare la eficacia diferencial de distintas aproximaciones terapéuticas. Las técnicas mejor estudiadas hasta la fecha son la desensibilización imaginada y la exposición en vivo con prevención de respuesta junto con el control de estímulos. El resto de las técnicas, o bien han caído en desuso, o bien remiten a estudios de casos97 .
La utilización de técnicas reductoras de ansiedad (la desensibilización sistemática principalmente) está estrechamente relacionada con el «mecanismo de ejecución conductual» como teoría explicativa del mantenimiento del juego98 . La hipótesis plantea que en el sistema nervioso central se establece un mecanismo neurofisiológico de ejecución de una conducta cuando dicha conducta se convierte en habitual. El mecanismo es activado cuando la persona está en presencia de estímulos que precedieron la realización de la conducta habitual en el pasado o cuando la persona piensa en llevar a cabo dicha conducta. Si la conducta no es completada cuando el sujeto es estimulado para llevarla a cabo, el mecanismo de ejecución conductual produce un aumento de la activación, y por tanto de tensión subjetiva. El malestar producido por esta situación fuerza al sujeto a completar la conducta, incluso aunque no desee hacerlo.

 

 terapia 8
En un estudio de revisión de resultados terapéuticos a largo plazo99 , se confirma la potencialidad terapéutica de la desensibilización imaginada, especialmente desde la perspectiva de costes y beneficios, que se muestra superior incluso a otras técnicas conductuales, como las técnicas aversivas, la relajación y la exposición en vivo. En un estudio de Echeburúa et al100 , se compara la eficacia diferencial de tres modalidades terapéuticas con el objetivo de la abstinencia del juego: a) tratamiento individual del control de estímulos y exposición en vivo con prevención de respuesta; b) terapia de grupo cognitivo-conductual, y c) una combinación de ambas modalidades terapéuticas. Se escogieron a 64 jugadores (máquinas tragaperras), con un tratamiento de 6 semanas y se utilizó un grupo control. En los resultados obtenidos al finalizar el tratamiento no aparecieron diferencias significativas entre las tres modalidades terapéuticas.

No obstante en el seguimiento realizado a los 6 meses se comienza a observar diferencias significativas entre los grupos. En la comparación de los éxitos con los fracasos, el tratamiento individual es homogéneo al tratamiento grupal y significativamente mejor que el grupo de control. Entre el tratamiento combinado y el grupo de control no hay diferencias significativas.
En el estudio de seguimiento posterior de Echeburúa et al101 , se informa de los datos sobre esta investigación correspondiente al seguimiento de los doce meses. Los resultados se mantienen en la misma dirección que en el control de los seis meses, con excepción de que ahora el tratamiento individual (68,8% de abstinencia), además de ser superior al tratamiento combinado (37,5% de abstinencia), es también superior al tratamiento grupal (37,5% de abstinencia). La terapia individual (exposición en vivo con prevención de respuesta y control de estímulos) se configura como la opción terapéutica más efectiva.
La terapia cognitiva es otra de loas opciones terapéuticas efectivas que pueden ser utilizadas. Se ha señalado que los jugadores patológicos cometen diversos errores cognitivos, como la creencia en una habilidad especial para jugar, distintos tipos de supersticiones, el recuerdo selectivo de las ganancias, etc. En algunos casos se ha demostrado la eficacia de las técnicas cognitivas102,103 . En la práctica clínica, las técnicas cognitivas forman parte de un programa de tratamiento en el que se utilizan también técnicas conductuales y estrategias de prevención de recaídas.
Terapia de grupo

 

grupo 12


Muchos autores señalan que incluir en un programa terapéutico un grupo de terapia que combine la intervención conductual con técnicas de reestructuración cognitiva y prevención de recaídas, mejora los resultados del tratamiento. Parece especialmente útil para la detección y modificación de creencias irracionales46 . Cabe reseñar que muchos de estos grupos se enmarcan en programas amplios en los que se realizan tratamientos no sólo para el juego, sino también para otras conductas adictivas como el alcohol y otras sustancias psicoactivas, que a menudo se presentan asociadas al juego patológico.
Terapia farmacológica
Las alternativas farmacológicas actuales en el tratamiento del juego patológico se justifican por la supuesta existencia de un trastorno químico subyacente relacionado con el metabolismo de los neurotransmisores cerebrales, y probablemente con la disminución del nivel de serotonina del líquido cefalorraquídeo104 . En este sentido se han utilizado especialmente ISRS. En la práctica clínica el uso de psicofármacos en este trastorno se relaciona con la existencia de trastornos asociados al juego patológico, por lo que el tratamiento se dirige al manejo de la sintomatología asociada que presenta el paciente.
Grupos de Autoayuda

 

grupo 16

El modelo de Jugadores Anónimos surgió por primera vez en Los Ángeles en 1957 y está inspirado en los principios y la estructura de Alcohólicos Anónimos siguiendo la regla de los 12 pasos105 . La eficacia de los grupos de autoayuda como forma de tratamiento no está bien establecida. No obstante, la asistencia a Jugadores Anónimos en combinación con ayuda profesional, parece potenciar la abstinencia en el juego y la calidad de vida de los pacientes50 . En este tipo de grupos sólo se contempla la participación de jugadores o exjugadores, quedando excluido cualquier profesional. Entre las actividades que se realizan se incluyen además de las reuniones de grupo, información para familiares y parejas de jugadores. La importancia de este tipo de grupos es importante, pues en algunos países es el único recurso terapéutico disponible.
Discusión
Desde que se legalizó el juego en nuestro país han aparecido gran cantidad de juegos de azar y ha aumentado considerablemente el gasto por habitante. A medida que se ha promocionado este tipo de juego (en especial maquinas tragaperras), ha aumentado la incidencia de un trastorno (el juego patológico), que la población no identifica como un verdadero trastorno del comportamiento. Esta falta de concienciación y las dificultades que se presentan en el tratamiento de los jugadores, supone que en la actualidad el juego patológico puede considerarse como uno de los problemas de salud emergentes de mayor calado en nuestra sociedad. Prueba de ello es el aumento progresivo de las demandas de tratamiento de este tipo de pacientes.
Las prioridades en este momento son, desde nuestro punto de vista, la implantación de más centros especializados en el tratamiento de jugadores patológicos, el desarrollo de medidas preventivas para disminuir la incidencia del trastorno en la población y la elaboración de programas específicos de tratamiento basados en los procedimientos y técnicas que en la actualidad han demostrado efectividad clínica. En la tabla 3 se propone un esquema de abordaje para este trastorno.
Referencias Bibliográficas: 1. González, A. Juego patológico: una nueva adicción. Canal Comunicaciones. Madrid, 1989. 2. Comisión Nacional del Juego. Memoria 2000. Ministerio del Interior, 2001. 3. Becoña, E. La ludopatía. Aguilar, Madrid, 1996. 4. Moran E. An assessment of the report of the Royal Commission on Gambling 1976-1978. Br J Addict 1979;74:3-9. 5. Ochoa, E. Labrador, F. El juego patológico. Plaza y Janés. Barcelona, 1994. 6. Rosenthal RJ, Lorenz VC. The pathological gambler as criminal offender: Comments on evaluation and treatment. Psychiatr Clin North Am 1992;15:647-60. [Medline] 7. Lesieur HR, Rosenthal RJ. Pathological gambling: A review of the literature. J Gambl Stud 1991;7:5-40. 8. Volberg RA, Abbott MW. Lifetime prevalence estimates of pathological gambling in New Zealand. Int J Epidemiol 1994;23:976-98. [Medline] 9. Lesieur HR, Blumer SB, Zoppa RM. Alcoholism, drug abuse and gambling. Alcohol Clin Exp Res 1986;10:33-8. [Medline] 10. Zeitlin H. Children with alcohol misusing parents. Br Med Bull 1994;50:139-51. [Medline] 11. Butcha RM Gambling among adolescents. Clin Pediatr (Phila) 1995;34:346-8. [Medline] 12. Custer RL. Profile of the pathological bambler. J Clin Psychiatry 1984;45:35-8. [Medline] 13. Grant, J. Kim, S. Demographic features of 131 pathological gamblers. J Clin Psychiatry 2001;62:957-62. [Medline] 14. Asociación Psiquiátrica Americana (APA). «Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales-DSM-IV». Ed. Masson, 1984. 15. Organización Mundial de la Salud. Novena revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades. Capítulo V. Trastornos mentales del comportamiento y desarrollo. Madrid: Meditor, 1979. 16. Organización Mundial de la Salud. Décima revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades. Capítulo V. Trastornos mentales del comportamiento y desarrollo. Descripciones clínicas y pautas para el diagnóstico. Madrid: Meditor, 1992.

Suicidio

Suicidio

Lo que hoy se habla  del suicidio, es que se lleva  a  más  de 4000 personas  al  año, es la  segunda causa de muerte entre jovenes  varones menores de 35 años.
En un 90% delos  casos, unido a  una  patologia mental, más de  10 personas se suicidan al día en España.

 Prevencion del Suicidio

Suicidio

Conductas Suicidas

conductas suicidas

articulo  sobre  suicidio

http://www.elconfidencial.com/ultima-hora-en-vivo/2016-01-17/el-gran-error-de-no-hablar-del-suicidio-la-mayor-causa-de-muerte-no-natural_798230/

art.investigacion

Artículos de Investigación de Psicologia

en esta página se pueden encontrar los siguientes artículos, tipos de inteligencia, adición a drogas cocaína, biorritmos, neurogenesis, adiciona la nicotina, noticias de psicología, sociología de la crisis

artículos desarrollados. y sus enlaces:

links directos

 

Siete Tipos de Inteligencia
                                 
                                        Adiccion, a Drogas Cocaina 
                                                         Biorritmos
                     
    Neurogenesis 
      Adicccion a la Nicotina

Noticias de Psicologia 

Sociologia de la Crisis
  

Siete tipos  de inteligencia

siete tipos de inteligencia

Sobre suicidio

Suicidio

Cocaina, último estudio

adicción a drogas, cocaina

Biorritmos

biorritmos

calcular biorritmo:http://www.misabueso.com/esoterica/biorritmo/

Neurogénesis

neurogenesis

Adicción a la nicotina

Tabaco

NOTICIAS DE PSICOLOGIA

noticias psicologia

Sociologia de la  Crisis

Sociologia de la crisis

Art.Psicologia I

Psicologia I

Artículos de Psicología I

Artículos de Psicología Clínica
en esta  página podéis encontrar artículos sobre técnicas de relajación, trastorno depresivo de la personalidad, adicción a drogas cocaína, trastornos de ansiedad y agorafobia, trastorno depresivo- ansioso, gestionar emociones y auto imagen
Resumen de los artículos de esta página y sus enlaces

Tecnicas de Relajacion
Tecinicas  de  Relacion  desde Schultz, Jacobson  e  hipnosis , con cintas de  relajacion     
    Trastorno Depresivo Personalidad
El trastorno Depresivo  de la Personalidad, nos  dibuja  como  es una  personalidad  depresiva, y sus  sintomas. 

adiccion a drogas, cocaina
Adiccion a la  Cocaina, con su  dependencia, abstinencia,intoxicacion y Tolerancia, es una  droga activadora  de  varios neurotransmisores 
Trastorno Ansiedad y Agorafobia
Crisis  de  Ansiedad con sintomas  agorafobicos o  solas, tanto las  crisis de ansiedad, como la  agorafobia, son trastornos muy complejos e incapacitantes.
  trastorno depresivo ansioso
Trastorno  que conlleva  depresion y  ansiedad, se  estan diagnioticando,  cada una  por  su lado, pero  en la  practica  clinica, se  dan  juntas.

Gestionar Emociones
La  gestion  de  emociones, es una tecnica  de autocontrol  d e nuestras emociones, que nos hace sentirnos  bien, y  resolver problemas.

autoimagen
Es la  imagen que tenemos  de   nosotros mismos y la  que   damos a los  demás.

procrastinacion
Quedarse enganchado en una   situacion, no  resolver, postergar a  otro  momento, bloqueo, no ser  capaz de  terminar

Autocontrol

La  capacidad que tenemos  de autocontrolarnos, ante situaciones adversas, complejas, que  requieren  de controlar la impulsividad, asi como  nuestras acciones.

Inteligencia Emocional

Expresion de nuestras emociones, aplicar el razonamiento a  las  emociones,  resolver los conflictos de  una  forma  adecuada.

 Tecnicas  de  Relajacion

trastorno depresivo-ansioso

 

 Gestionar Emociones

Autoimagen

 

Procrastinacion

 

 

Concha Etiens Cruzado
Psicologa, Especialista en  Psicologia Clinica 

Enlaces de la pagina 

Tecnicas de Relajación 

http://psicologia-arga.com/web/tecnicas-de-relajacion-2/ 

Trastorno Depresivo de la Personalidad 

 

adicción a drogas, cocaina

http://psicologia-arga.com/web/adiccion-a-drogas-cocaina/

 

Trastorno  Ansiedad y Agorafobia

http://psicologia-arga.com/web/trastornos-ansiedad-y-agorafobia/

 

Trastorno Depresivo-Ansioso

http://psicologia-arga.com/web/trastorno-depresivo-ansioso/

 

Autoimagen

http://psicologia-arga.com/web/autoimagen/

Procrastinacion

http://psicologia-arga.com/web/procrastinacion/

Autocontrol

http://psicologia-arga.com/web/autocontrol/

Inteligencia Emocional

http://psicologia-arga.com/web/inteligencia-emocional/

 

Como controlar  las emociones

https://habilidadsocial.com/como-controlar-las-emociones